?

Log in

No account? Create an account

Lo que hay que aguantar...

Después de este pequeño hiato en el que me ha pasado de todo y de todos los sabores, I present you with day three:

DAY THREE (dei zri)

Hay situaciones en las que, desde un primer momento, tienes la sensación de que las cosas no van a ir bien. Y hay situaciones en las que esa sensación toma forma de niño con cara inocente y viene y te lo dice a la cara. Exempli gratia:

 

Niño: "Oye, que la clase normal de inglés me gusta más que la extraescolar."

 

Yo: o_O "O sea, que yo me aclare: ¿has sentido la necesidad específica de venir y decirme que no te gusta mi clase? Awesome.”

 

Niño: "No, bueno. Que la otra clase de inglés me gusta un poquito más."

 

Yo: "Algún día, cuando seas mayor, aprenderás lo que es el tacto. Espero que ese día tengas un flashback a este momento."

 

Y luego os preguntaréis por qué los profesores de hoy en día se cogen tantas bajas por depresión. Cuando los niños no tienen un filtro desde su cerebro a su boca, cuando se sienten con el derecho de interrumpirte en medio de una bronca para hacer un comentario de listillo, o totalmente irrelevante (“¡tienes la hoja al revés!”)... es que algo estamos haciendo mal.

Afortunadamente, tengo tantas cosas que hacer que no tengo tiempo para enfadarme. Sin embargo, y en honor al desastre que fue esta clase, le otorgo dos juanmas enfadados.



Comments